Gaspar Lledó Fuster fue un poeta crevillentino del que no se tienen a penas datos. Gaspar era hijo de un industrial carnicero que vivía en la conocida calle Purísima, frente al horno de Carreres.

Sin título
Calle Purísima de Crevillent

 

A Gaspar las vecinas le conocían como “El Roget ya que era casi un niño y su pasión era la lírica. A Gaspar le gustaba dedicar sus versos a la mujer, no a una mujer en concreto, sino a la mujer en general.

Algunos de sus versos decían:

Alma, Venus,

rosicler de mis quereres.

Mientras duermes hay un ser que no te olvida,

esperando que renazcas a la vida,

como un vello amanecer de amaneceres”

 

Estas palabras, junto a otras como “ruiseñor”, “mariposa”, “sueño” o “flor” eran sus herramientas favoritas para construir sus maravillosas poesías.

Con el tiempo, la poesía de Gaspar se alejó de las calles de Crevillent. Se casó con una mujer ilicitana y se fue a vivir a la vecina localidad de Elche.

 

Fuente: http://www.tallerempleocrevillent.es