Historia

Dentro del Parc Nou de Crevillent se encuentran los restos de un edificio singular. Uno de los primeros inmuebles de tipo historicista neoárabe de la provincia de Alicante que, según indican algunos historiadores, soportan actos vandálicos, el desconocimiento y la indiferencia.

Se trata de un inmueble industrial que estuvo ubicado al sur de la población. Concretamente, en la zona de La Creu de Ruïsa, o cruz del término donde finalizaba el núcleo morisco de los siglos XVI-XVII.

La Casa de las Persianas se construyó hacia el año 1889, cuando se levantó un edificio industrial, con fachada principal de estilo neoárabe tallada en cantería. Las obras fueron encargadas por Julio Gallardo Cortés y llevadas a cabo por Ramón Mas Espinosa, probable suegro del anterior y del cual se desconoce si era maestro de obras o arquitecto, según indica el historiador y arqueólogo crevillentino Bienvenido Mas, que presentó un estudio sobre este distinguido inmueble en el XII Simposio Internacional de Mudejarismo que se celebró en Teruel, y que organizó el Centro de Estudios Mudéjares.

El historiador recordó que en los años 90 del siglo XIX, esta casa fue un taller de elaboración de persianas de madera y batán; aunque, ya en el siglo XX, sus instalaciones funcionaron como batán de picado de esparto hasta 1968 aproximadamente, con los descendientes Julio Gallardo Mas y Julio Gallardo Aznar, éste último asociado a Francisco Llopis Candela mediante la sociedad “Gallardo y Compañía,SL”.

Bienvenido Mas destaca que “exceptuando el castillo, ubicado en el centro histórico de la población, no existían a finales del siglo XIX otros vestigios monumentales de raigambre islámica que inspiraran, de algún modo, el diseño de la fachada para este edificio. Más bien, las razones apuntan a motivaciones personales o vinculadas con la moda de la época. De hecho la fachada presenta una mezcla de elementos árabes y cristianos. Además, la fachada se hizo a base de piedra de sillería que, según apunta Bienvenido Mas, “tal vez procedía de la cantera ubicada en la Sierra de Crevillent, entre el cerro de L’Almoexa y el conjunto arqueológico El Castella-Penya Negra, ya que las características físicas visibles en las rocas allí presentes coinciden con las sillares de la fachada”.

800px-Casa_persianes

Nueva ubicación

A partir del año 1968, aproximadamente, La Casa de las Persianas quedó abandonada tras la extinción de la empresa “Gallardo y Cía, SL”, dando paso a su demolición entre 1977 y 1979. No obstante, parte de la fachada historicista fue adquirida, trasladada y montada en el Parc Nou por el Ayuntamiento, siendo alcalde Cayetano Belso Aznar.

Un posible proyecto para el futuro

Los restos que se encuentran en el Parc Nou de Crevillent dan entrada a una cueva típica de la localidad. Es por ello, que una de las opciones que se baraja desde el Ayuntamiento es crear allí un museo etnológico. El historiador y arqueólogo local Bienvenido Mas apunta que “de crearse este museo en un futuro, se debería aprovechar para crear en él un espacio donde se explique la historia y la importancia que tiene La Casa de les Persianes”.

20180412_120507

Fuente: Patrimonio industrial arquitectónico