Tal y como se puso de manifiesto en el post anterior, el parque natural de El Hondo representa uno de los mejores ejemplos de ambiente palustre en la Comunidad Valenciana. Inherente a éste, existe una vegetación muy propia; adaptada a esa presencia constante de agua, al clima y a unas condiciones edáficas muy particulares. Sin embargo, es necesario recalcar que en el propio parque se diferencian tres hábitats en función de la profundidad y salinidad del agua; que, a su vez, deriva en la presencia de mayor o menor densidad vegetal.

De esta manera, en el presente post vamos a destacar cinco de las especies más representativas que, una vez visitemos el Hondo, nos vamos a encontrar durante el recorrido.

El carrizo (Prhagmites australis)

Se trata de la especie más abundante en el parque natural de El Hondo, ya que las condiciones de agua poco profundas que existen son idóneas para su desarrollo. Se presenta como una especie que puede llegar hasta los 4 metros de altura, perenne y provista de tallos duros y muy rígidos. Su inflorescencia consiste en una panocha ancha y sedosa, de color rojizo al principio y más blanquecino a posteriori. La presencia de esta planta, a su vez, representa un gran valor ecológico, suponiendo  el hábitat de multitud de especies animales.

Imagen relacionada
Prhagmites australis. Fuente: www.connecticutwilderness.com

El Junco (Juncus sp)

La densidad de esta especie en El Hondo es menor que la de carrizal, encontrándose de forma muy fragmentada a lo largo del parque. De forma general, dos son las subespecies de junco que encontramos: El Juncus acutus y el Juncus maritimus. Especialmente la segunda.  Se trata de una especie que puede desarrollar un tallo de hasta 1 metro de longitud y unos 2 mm de diámetro, con una inflorescencia producida entres los meses de julio y agosto,  que ronda entre los 4 mm y los 25 mm y de tonalidad pajiza. Se suelen presentar en un conjunto de dos o tres flores.

juncus maritimus.JPG
Juncus maritimus. Fuente: Wikipedia

Limonium sp. 

El género Limonium es uno de los más destacados especialmente en los saladares que circundan el espacio anegado. Su carácter endémico ejemplifica la importancia de El Hondo y sus alrededores como fuente de biodiversidad. Entre las especies de Limonium que podemos encontrar en el parque destacan el santapolense y el bellidifolium, aunque este último citado de forma histórica según el Banco de Datos de Biodiversidad. Se trata de plantas herbáceas, perennes, que suelen crecer entre 10 y 70 cm de altura, y adaptadas a un desarrollo sobre suelos salinos. Su etapa de floración se extiende entre los meses de mayo y agosto en función de la especie.

Limonium__santapolense
Limonium_santapolense. Fuente: José Quiles

Suaeda sp.

De la misma manera que el anterior, el género Suadea sp. se desarrolla sobre los suelos salinos que circundan los embalses. Dos son las especies más importantes en el Hondo: La Suaeda maritima y la Suaeda fruticosa; de nuevo, de carácter endémico.  Especialmente la segunda es muy representativa de la provincia de Alicante. Se presenta como una planta de hasta un metro de altura,  con muchas ramificaciones y de coloración rojiza.

Resultado de imagen de suaeda vera
Suaeda fruticosa. Fuente: Wikipedia

La caña común (Arundo donax)

Esta especie, al contrario de las tratadas anteriormente, la traemos a colación no sólo por la gran extensión que ocupa, sino porque a pesar de estar muy interiorizada entre todos nosotros, se trata de una especie invasora. De hecho, la IUCN la tiene catalogada como “una de las 100 especies más peligrosas en lo que se refiere a su capacidad de invasión y de destrucción del hábitat que coloniza“. Es una planta que se desarrolla en humedales, en suelos encharcados o con agua estacional, y que puede llegar a medir hasta los 6 metros de altura. Dispone de un tallo grueso y hueco y una inflorescencia basada en una penícula grande y plumosa.

Resultado de imagen de arundo donax
Arundo donax. Fuente: www. lacuevaboreal.blogspot.com