BIBLIOTECA MUNICIPAL – SAN PASCUAL – COVA DEL TÍO BATISTOT – FONDO DE LES PORRUES – CUMBRE DEL FLARE

Partimos de la Biblioteca Municipal “Enric Valor” y nos dirigimos hacia calle Molinos hasta el cruce de las calles Ramiro Maeztu y Cuartel Oeste, que nos sirven como referencia. Continuaremos por el antiguo camino de la piscina hasta la bifurcación a nuestra derecha, justo debajo de la ermita de San Pascual.

509fe833-f3b1-415e-9332-0c757691979b
Ermita San Pascual. Fuente: Geocaching

Cova del Tío Batistot

Caminando a un ritmo normal, en unos 15 minutos llegaremos a la Cova del Tío Batistot, unos metros antes de llegar a la famosa cueva, tomaremos a nuestra izquierda un camino asfaltado en dirección norte, el camino arranca junto a una puerta de hierro y un poste metálico de conducción eléctrica.

ermitetes.jpg
Ermitetes. Fuente: Facebook

A unos 8 minutos de marcha, la calzada se parte en dos y justo aquí vemos una edificación que en su valla tiene unos cipreses, seguimos la pista de tierra que va junto a la casa. A partir de este punto, la ruta esta marcada con fitas de piedra, el trayecto es ascendente hasta el próximo cruce, continuaremos por la derecha.

Al pasar una curva daremos vista a los cortados del Flare el barranco de les Ermitetes, desde aquí podemos seguir por la senda o por el camino de la izquierda, ya que ambos trazados  se unen en un collado que baja directamente al Fondo de les Porrúes.

flare2
El Flare. Fuente: Facebook

 

La cumbre del Flare, con una altitud de 352 metros, quizás sea de las más significativas de todo el conjunto orográfico que forma la depresión del valle, situado al este de nuestra sierra y que todos conocemos con el nombre de “Castell Vell”.

Su accesibilidad es limitada y solo están al alcance de los que tienen la suerte de haber recorrido infinidad de veces dichas murallas pétreas, descubriendo así sus flancos más débiles.

 

el flare
El Flare desde abajo. Fuente: Facebook

Al parecer, el Flare debe su nombre a los relieves que forman las rocas, adosadas a su parte oeste, las cuales podemos observar con toda su magnitud si nos adentramos en el valle desde la pista que sale de Els Pontets.

Si nos fijamos más al fondo, divisaremos otras paredes que en su base albergan una gran roca triangular conocida como “La Monja”, la cual da pie a una leyenda popular, que dice:

Sobre los años 150 de la era cristiana, el Flare y la Monja fueron sorprendidos desnudos, como Adán y Eva, por un labrador que por casualidad por el lugar pasaba a labrar sus tierras con la yunta de dos bueyes. Cuando éste bajó al pueblo y contó cuanto había visto, la gente se escandalizó al tiempo que desconfiaba de la palabra de aquel labrador, hasta el punto de ser torturado por atreverse a decir tal blasfemia.

Pasados unos meses, un pastor de ovejas repite la historia en el pueblo, por lo que la Iglesia toma cartas en el asunto, no podía consentir que un hombre y una mujer anduvieran a sus anchas libres de ropas, y por ello fueron apresados, pero al enterarse de que ambos eran religiosos, pidieron al diablo que por su pecado los convirtiera en roca y así lo hizo, y para mayor castigo puso a cada uno en un extremo, de manera que no pudieran ver nunca jamás, de ahí, ese dicho popular:

“Que el flare y la monja sempre estàn jugant a la cut amagà”

 

Fondo de les Porrues

En este punto, continuaremos en dirección noreste y tras rebasar el segundo bancal, a nuestra derecha encontramos una roca, justo donde se halla una especie de collado, que forma la ladera del montículo, donde está ubicada la cueva. A nuestra izquierda encontramos las pendientes de las estribaciones del Flare, sendero cubierto por la maleza.

colles de les porrues
Les Porrues. Fuente: Facebook

Una vez cruzado el bancal, si levantamos la cabeza vemos varios trozos de antiguos márgenes de piedra, continuamos el sendero ascendiendo. Poco a poco la senda se va desplazando hasta llevarnos al borde del barranco que baja de les Ermitetes, desde aquí sale una vaguada con abancalamientos abandonados formando terrazas en graderio, lo que demuestra las duras condiciones de nuestros antepasados, que cultivaban aprovechando las condiciones del terreno.

Siguiendo a nuestra izquierda, nos desviaremos a la derecha hasta el crestón de la parte siniestra de la Cañada, donde una enorme fita de piedras nos simplifica el camino a seguir.

entrando al barranco de les porrues
Barranco de les Porrúes. Fuente: Facebook

El Flare

Desde aquí, al igual que en principio, el sendero atraviesa una ladera sostenida por márgenes y nos baja hacia un valle. Seguimos por la izquierda y continuaremos por el mismo centro de la hondonada hasta que no tengamos más remedio que pasar a la derecha, que nos lleva junto a unas inclinadas placas de arenisca. Nos situaremos en la meseta que, siguiendo en dirección norte, nos sitúa en el vértice del pico del Flare. Desde lo alto se contemplan las grandezas de la naturaleza que modela el paisaje.

flare
El Flare. Fuente: Facebook

 

Esta ruta pertenece al libro “Itinerarios Ambientales por la Sierra de Crevillent” escrito por Joaquín Maciá Mas y José Luis García, ambos pertenecientes al Centro Excursionista de Crevillent.

centro excursionista crevillent