Les Moreres

Al visitar el Museo Parc Nou de Crevillent y ascender hasta la segunda planta, observamos que casi toda está dedicada al yacimiento arqueológico de Penya Negra. En una de sus salas, concretamente en la denominada “Muerte de Penya Negra” se hace referencia exclusivamente a la necrópolis de Les Moreres, perteneciente a dicho asentamiento del año 3000 a. C. aproximadamente, y ubicada en el paraje del mismo nombre. Pero, tal y como iremos comprobando a continuación, es mucho más…

¿Qué relevancia tiene este territorio?

La importancia de dicho espacio, más allá de representar un hito paisajístico y  lugar de referencia para senderistas y aficionados a la montaña hoy en día, sobre todo debido al pico de igual toponimia, se trata de un territorio en el que se han hallado los vestigios más antiguos de Crevillente. En un estrato superior apareció la necrópolis correspondiente al asentamiento de Penya Negra; exactamente a unos 600 m. de éste. Debajo de dichos enterramientos, un poblado calcolítico de unos 30.000 años de antigüedad.

Excursion Les Moreres.jpg
Ascensión al pico de Les Moreres. Fuente: www.acclivis.org

Necrópolis de Les Moreres

Tal y como se ha comentado, quizás de los hallazgos más interesantes del yacimiento de Penya Negra lo suponga la necrópolis de dicho poblado. Este descubrimiento no sólo representa un hecho de relevancia científica en sí mismo, sino, sobre todo, lo que supone en cuanto a la magnitud del mismo, a las características que presenta y, especialmente, a las posibilidades de investigación que permite. Conviene tener presente que durante las diferentes etapas de excavación se han encontrado más de 150 tumbas, dando lugar al enterramiento de la época más importante del sureste peninsular.

¿Cómo enterraban en Penya Negra?

El ritual funerario practicado durante el periodo de tiempo  que estuvo habitada Penya Negra, comprendido éste entre las etapas del Bronce Final y del Hierro Antiguo, consistió, fundamentalmente en la cremación. Los cuerpos eran incinerados e introducidos en una urna. Posteriormente ésta era enterrada y cubierta con una piedra. En la necrópolis de Les Moreres, así como se ha indicado y a falta de más excavaciones, hasta el momento se han extraído 152 tumbas con restos óseos.

Urnas funerarias Penya Negra
Urnas funerarias correspondientes al Bronce Final. Yacimiento arqueológico de Penya Negra. Elaboración propia

En el museo arqueológico de Crevillent es posible observar esos restos hallados durante las etapas de excavación en el yacimiento, sobre todo multitud de urnas y un sinfín de enseres personales con los que se enterraban: anillos, collares, amuletos, etc. Además, resulta llamativo comprobar cómo en el transcurso de una época a la otra y, con ello, el contacto con otras culturas -sobre todo fenicia- se van incorporando nuevos materiales al ajuar funerario, entre ellos, la plata.

De todo lo presentado en el museo, sin duda, lo que más llamativo para el público visitante es el esqueleto expuesto. Aunque se trate de un ejemplar más de todos los encontrados, se intuye que, debido a la gran masa de restos óseos que incluía la urna,  podía tratarse de una personalidad importante del momento. Además, a partir del estudio realizado a éste y otros restos, se ha podido determinar raza, sexo, dieta e , incluso, posibles enfermedades padecidas. En definitiva, cómo vivían los crevillentinos de hace 3000 años.

IMG_2919.JPG
Restos óseos hallados en la necrópolis de Les Moreres. Elaboración propia

Poblado calcolítico de Les Moreres

Descubierto a mediados de la década de los 80 por el profesor de la Universidad de Alicante González Prats, estratigráficamente inferior a la necrópolis ya mencionada se halló la presencia de objetos personales, cotidianos e, incluso, restos de una cabaña, todo ello relacionados con un poblado ubicado en este mismo lugar. De una edad aproximada de 30.000 años, la información que se va obteniendo de él no es tan abundante como se prefería, debido, en buena medida, a la primacía que se le otorga a la necrópolis ya descrita.

Mencionar que el descubrimiento de esa vivienda fue muy relevante desde el punto de vista científico ya que, alrededor de la misma, se encontró un conjunto de molinos, vasos cerámicos, un plato y una olla (González Prats y Ruiz Segura, 1992), hecho que permitido  una investigación más profunda en torno a los habitantes más antiguos de Crevillent.