La fábrica gran de Crevillent

Si decimos que el municipio de Crevillente cuenta con un patrimonio único e innumerable es obvio que no estamos descubriendo nada nuevo, más si nos detenemos brevemente a leer un poco de la historia que posee. Tal y como se puede comprobar en las diferentes entradas del presente blog, desde los diferentes recursos naturales y/o culturales , hasta el mismo yacimiento arqueológico de Penya Negra, pasando por la enorme variedad gastronómica de la localidad, a nadie se le escapa las cantidad de posibilidades – también turísticas –  con las que cuenta nuestra localidad. Sin embargo, existe un activo muy importante desde este punto de vista:  la tradicional industria alfombrera. Una industria a la que nunca se le ha prestado atención con este fin y que bien podría ser objeto del visitante. Al respecto, un ejemplo paradigmático lo representa la conocida como “fábrica gran”, situada en la calle Virgen del Carmen, muy próxima a la biblioteca municipal.

IMG-20180228-WA0014.jpg
La fábrica gran. Fuente: Elaboración propia

¿Cómo se cuenta la historia de la “fábrica gran”?

La historia de la “fábrica gran” comienza a principios del s. XIX, concretamente en 1823, cuando Manuel Mas Hurtado funda la empresa “Hijo de Augusto Mas”. Y aquí es donde reside parte de su encanto, ya que se ha convertido en el único ejemplo de empresa textil que comenzó su actividad a principio del s. XIX y continúa hoy en día (Candela Oliver, 2011).  Durante todo el s. XIX adquirió gran importancia en el sector, no sólo como demuestra las múltiples exposiciones en las que se presentaron sus productos y, sobre todo, la multitud de distinciones obtenidas; también por emplear a más de mil trabajadores.

En 1903 la empresa pasa a ser responsabilidad del nieto del fundador, Augusto Mas Quesada, sufriendo un proceso de renovación productivo, especialmente tras la inclusión de los telares mecánicos. En 1941, debido a la participación de sus hijos, la razón social pasa a denominare Augusto Mas e hijos, S.L. Doce años más tarde, Augusto Mas se retira del trabajo industrial, pasando la responsabilidad a Manuel Mas Mas, que cambia el nombre comercial a Hijo de Augusto Mas. Desde 1971 y en sociedad con Antonio J. Sánchez Soriano – primera persona ajena a la familia- se constituye como razón social Hijo de Augusto Mas, S.L.

IMG-20180228-WA0013.jpg
La fábrica gran. Fuente: Elaboración propia

¿Qué queda de la antigua fábrica?

Si por algo se ha convertido la Fábrica Gran en el mejor ejemplo de lo que fue la industria alfombrera a mitad del s. XIX no se debe, principalmente, por lo que queda en pie hoy en día, sino, sobre todo, por el gran fondo documental del que se dispone en relación a ésta. Especialmente, el libro de salarios que abarca el periodo desde 1875 a 1975. En él no sólo se pueden comprobar los salarios de la multitud de profesiones que en ese momento formaban parte del proceso productivo , sino también establecer un estudio, análisis y evolución de los mismos y de la economía del momento.

salarios_fabricagran
Libro de salarios correspondiente a la “fábrica gran”. Fuente: http://www.crevillent.es

Toda la información al respecto se encuentra custodiada en el Archivo Municipal de Crevillent, a disposición de usuarios o investigadores que deseen consultarlos. Destacar que, recientemente, gracias a los propietarios María Victoria y Manuel Mas Fuentes, se ha renovado el convenio del depósito de dicho legado al Ayuntamiento por cinco años más, hasta 2023.