Los Dolores Crevillent

La virgen de los Dolores fue coronada canónicamente el 20 de Marzo de 2010  después de 400 años de religión en Crevillent  el obispo de la Diócesis Orihuela-Alicante, Rafael Palmero Ramos, puso la corona  ante la mirada emocionada de miles de crevillentinos en  Nuestra Señora de Belen.

 

¿Que son los Dolores?

Es posible que la devoción y canto de los Dolores en Crevillent naciera hace más de trescientos años, según se deduce del escrito publicado en la Revista de Semana Santa, 1936 , firmado por el Canónigo de Tudela, el crevillentino D. Juan Martínez García, en el que dice: “…Así lo atestigua la tradición, que afirma empezaron a cantarse cuando nuestros antepasados adquirieron una imagen ya desaparecida que se veneraba en nuestra Parroquia, por los años 1620 al 1630.”; no teniendo más noticias concretas, careciendo de otra narración sobre el tema. Lo que sí ha llegado hasta nosotros por transmisión oral entre generaciones es que desde el último tercio del siglo XIX, el maestro D. José Mas Llopis (tío Pepet el Amorós) incorporó las típicas “marchas”, de un autor anónimo, al Septenario de los Dolores: “Stabat Mater”, “O vos omnes” v “Plorans ploravit”.

Durante el Septenario se ha venido cantando composiciones de Ledesma, Rossini, Prado… hasta que, a finales del siglo pasado, se dieran a conocer “Los Siete Dolores de María Santísima”,obra de Marcelino Sempere, que en un principio se cantaban alternando con las anteriores composiciones, llegando poco más tarde a ser insustituibles y actualmente son las que podemos escuchar.

 

Lo que se canta en los dolores

-Marcha

– Stabat Mater

I. Stabat Mater
Stabat Mater Dolorosa,
iuxta crucem lacrimosa
dum pendebat filius.

Audio Staba Mater. : 

-Septenario en honor de la Virgen de los Dolores.

Los dolores son cantados en la Iglesia Nuestra señora de Belen,  una semana antes de la Semana Santa. Este año empiezan el 17 Marzo y terminan el 23 de Marzo.  En los siguientes párrafos podemos ver los siete dolores, con sus letras.

Primer dolor: Simeón profetiza a María la pasión de Jesús.

¿Y tan pronto Simeón dura muerte profetizas?
¡Ay! No ves cuan martirizas de la Madre el corazón.
Por tan acerbo dolor oh Virgen cuando expiremos,
haced que el alma entreguemos en los brazos del Señor.

Segundo dolor: Huida a Egipto.

¡Qué congoja cuando visteis perseguido al tierno infante!
Y con desvelo anhelante en Egipto os guarecisteis.

Tercer dolor: Pierde la Virgen a su hijo.

Deshecha en un mar de llanto buscas al Hijo amoroso,
yo le perdí caprichoso.
¿Y no muero de quebranto?

Cuarto dolor: María se encuentra con su Hijo que lleva la cruz a cuestas.

Bañado en sangre y sudor le encuentras
¡Ay! sin figura.
Madre ¿cuál fue tu amargura?
Hijo ¿cuál fue tu dolor?

Quinto dolor: María al pie de la cruz.

¿Cómo tu angustia medir?
¿En la cruz sin refrigerio ver al Hijo en improperio
y en tormento atroz morir?

Sexto dolor: María recibe en los brazos a su Hijo difunto.

¿Y es ese tu dulce Bien,
tu Esposo y dueño amado?
;Ay Madre,
y en que han parado las delicias de Belén!

Séptimo dolor: Sepultura de Jesús.

Quedo sin mi dulce Amado, no me llaméis venturosa.
¿Ay?, una fúnebre losa esconde su cuerpo helado.