El Cristo de difuntos y animas tallado en madera policromada en 1945 por el escultor Valenciano Mariano Benlliure  procesiona por las calles estrechas del casco antiguo de la villa de Crevillente, El ritual comienza con una oración en la parroquia Nuestra Señora de Belen, acto seguido se abren las puertas del templo para dar salida a los penitentes que van vestidos con un habito blanco portando unas antorchas que iluminan la ciudad , la luz de la villa se apaga,con la única  luz de las antorchas portadas por los penitentes  , para hacer la noche mas penitencial. El silencio y el canto coral con voces graves,  hace de esta procesión única. Las llamas de los velones  se mueven al son de los costaleros que portan el cuerpo de cristo en la cruz ,el rezo y el toque de campana de madera  que va marcando el paso de los costaleros avanza en la noche Crevillentina dejando el olor a incienso por todas las calles de Crevillent .

Audio del canto Coral que acompaña al Stmo. Cristo de Difuntos y Ánimas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.